NOTAS

Desaceleración de la crisis industrial y discrepancia de las consultoras

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
La consultora Orlando Ferreres y Asociados y la Fundación FIEL dieron a conocer sus estudios mensuales sobre el desempeño de la industria argentina. Ganadores, perdedores y un diagnóstico de moderado optimismo.

Las dos mediciones privadas más reconocidas de la actividad industrial mostraron discrepancias a la hora de establecer los indicadores de junio. Mientras que para la consultora de Orlando Ferreres la producción industrial de junio cayó 1,0% comparada con el mismo mes de 2018, la fundación Fiel observó una caída del 5,6% para el mismo período.

No es la única discrepancia pues tampoco hay similitudes a la hora de establecer el desempeño industrial desestacionalizado de junio con respecto a mayo, su mes anterior que para Ferreres registra una expansión de 1,4%, en tanto que para FIEL el indicador señala una caída de 1,3%.

Ambos estudios coinciden en indicar que la comparación interanual del primer semestre del año comparado con el de 2018 indica una baja aunque discrepan ligeramente en el guarismo: -6,9% para Ferreres contra -8,3 para FIEL.

También muestran algunas coincidencias en el sentido de indicar que continúa la desaceleración de la caída de la actividad productiva y en adjudicar a la crisis del sector automotriz una participación significativa en estos indicadores al punto tal que para Ferreres si se la excluyera de la medición a este sector, el índice de producción mostraría un crecimiento en el sexto mes del año de 2,9%.

En materia de pronósticos, ambos estudios prevén que se mantendrá la tensión entre el empuje, por un lado, de los sectores ligados al agro y el tironeo, por el otro, del sector automotriz. Entre ambos, el resto de los sectores con una lenta recuperación condicionada por el inicio de las paritarias y la permanencia de la estabilidad macroeconómica.

Para FIEL los sectores más castigados fueron despachos de cigarrillos (‐9.2%), insumos químicos y plásticos (‐12.4%) y la producción automotriz (‐34%), mientras que alimentos y bebidas, proceso de petróleo y siderurgia fueron los tres que registraron una mejora interanual.

Por su parte, la consultora de Orlando Ferreres indicó que los dos sectores que muestran cifras consistentemente malas fueron la industria automotriz y maquinaria y equipo que lleva diez meses de contracciones superiores al 20%., mientras que el sector alimenticio registró una expansión de 11,2% respecto a junio del año pasado beneficiado por el gran impulso de la molienda, con un salto de 27,4% interanual en la producción de aceites.

Compartir.

Comentarios cerrados.