España: enseñanzas que dejó la burbuja

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Los Parques Industriales son también un negocio inmobiliario y como tales están a merced de los vaivenes de la economía y de la especulación financiera.
En los últimos años de la década del 90 y los primeros años de 2000, en España florecieron los emprendimientos de Real Estate, y entre ellos, la construcción de Polígonos industriales -la forma en que allí llaman a los PI-.

Pero llegó la crisis de 2008, un crack a nivel mundial que fue fundamentalmente inmobiliario y dejó muchas obras en construcción sin terminar y muchos proyectos interrumpidos.

Para esa época, ya había en España cerca de 5000 PI, un número cercano al que existe en la actualidad. Pero para 2012, la tasa de vacancia ya había llegado a niveles de entre el 50 y 60%. Y ese es un promedio: muchos que quedaron incompletos y sin servicios terminaron casi vacíos.

Durante el boom de construcción, todos los municipios -ayuntamientos- se dieron a la tarea de incorporar a su territorio uno de estos polígonos. Pero, como señalaba Rosa María Martínez Redondo, directora general de la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales (CEPE) en esa época, “muchos se hicieron sin una planificación estratégica del territorio, y ahora están vacíos”. Es más, sólo 20% de ellos llegó a tener una oficina con algún órgano de gestión en su interior.

Las consecuencias fueron funestas. Se generaron verdaderos “desiertos industriales” que supusieron un verdadero problema para muchos municipios porque una vez construidos debieron ser mantenidos por el gobierno local, aunque en ese lugar apenas había alguien que trabajara. Había que hacer recolección de basura, mantenimiento urbano, alumbrado público y limpieza. Todo ello sin cobrar casi impuestos.

Otro gran problema fue que muchos de los parques que sufrieron impacto con la crisis fueron algunos que habían quedado vetustos por el paso del tiempo, por falta de servicios modernos y adecuados. Un dato que alarmó a las autoridades es que, sólo el 30% de los polígonos tenía en 2012 banda ancha. Esto los obligó en los últimos tiempos a una reconversión forzada tan sólo para sobrevivir. Una lección para aquellos parques que demoran la mejora de sus servicios por los costos que ello lleva.

Otro problema fue, por supuesto, la quiebra de muchos desarrolladores que dejaron a la deriva a gran cantidad de empresas ya instaladas. Esto forzó a muchos gobiernos a casi regalar lo terrenos a diversas compañías con bonificaciones que llegaron al 60% y ofrecer alquileres con opción a compra,  incentivos mediante subsidios, recortes de impuestos y otro tipo de ayudas, sólo para sostener esos espacios.

Con el paso del tiempo y la reactivación de la economía, el sector volvió a crecer, pero en la actualidad aún está en proceso de recuperación. Y desde ya son pocos los nuevos emprendimientos de PI en marcha.

La región de mayor desarrollo es la de Cataluña. Tiene más de 1400 de estos espacios, lo que representa el 24% del total en España. Y 700 de ellos están en Barcelona.

Tienen un total de 28.967 hectáreas dedicadas a esta actividad y el promedio es increíble: “dos polígonos industriales por cada 10.000 habitantes”. Hoy tiene 44.000 empresas radicadas y tienen una ocupación media del 72%.

Pero en 2012, en el cénit de la crisis, había parques de 40 parcelas con tan solo siete ocupadas o pueblos con polígonos deshabitados casi más grandes que el propio centro de la localidad.

Otra región fuertemente industrial es la Comunidad Valenciana. Allí hay 712 parques industriales, aunque aún existe una gran sobreoferta, que algunos calculan en un 30%.

Un caso típico es el del “Polígono industrial de Fuente del Jarro de Valencia” En 2007 tenía 500 empresas instaladas y 12.500 trabajadores. Pero desde 2008 perdieron el 25% de las empresas. Hoy ya tienen 445 firmas, aunque aún están lejos del ideal.

La debilidad de los polígonos industriales durante la crisis, tiene una excepción: los parques tecnológicos. En España existen hoy 64 parques tecnológicos, frente a los 32 que había en 2008. En este lapso experimentó un crecimiento de las empresas instaladas en estos espacios (de 4.592 a 8.157)

Compartir.

Comentarios cerrados.