El primer parque ecoindustrial del mundo, un ejemplo a seguir

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Dinamarca es uno de los países más desarrollados del mundo, pero tiene la característica central es que es uno de los que tiene el índice de desarrollo humano más alto. Y también es uno de los más industrializados, aunque es uno de los más pequeños del mundo en términos de territorio. La asociación de parques empresariales de Dinamarca tiene 20 socios, sin embargo, Dinamarca cuenta con el primer parque ecoindustrial del mundo y el más reconocido. Se trata del Parque Ecoindustrial de Kalundborg. Y es la primera experiencia y también la más exitosa de simbiosis industrial.

Breve definición de los  conceptos de parque ecoindustrial y de simbiosis industrial:

Parque ecoindustrial: básicamente es una parque industrial -con todo lo que implica serlo- en el que las empresas -sobre todo las manufectureras- cooperan entre sí y con la comunidad local, en un intento de reducir la residuos y la contaminación, comparten de manera eficiente los recursos (tales como la información, materiales, agua, energía, infraestructura y recursos naturales), y ayudan a lograr el desarrollo sostenible, con la intención de aumentar ganancias económicas y la mejora de la calidad ambiental. Como todo parque industrial tiene la característica central de la planificación para lograr los resultados esperados.

Simbiosis industrial: Es una de las forma que toma para trabajar un parque eco-industrial. La caratcerística central es la colaboración para la reutilización por parte de una o varias empresas, o la comunidad, de los subproductos que otra empresa produce. Es decir, que los residuos que produce una industria son utilizados como materia prima por otra o por la comunidad del lugar.

De las actividades industriales más contaminantes del mundo podemos mencionar a la industria hidrocarburífera (petróleo) y a las plantas térmicas que funcionan a carbón. Ante esta dificultad en una pequeña ciudad del norte de Dinamarca, Kalundborg -de 20.000 habitantes- se buscaron estrategias para disminuir el impacto ambiental y lo lograron con creces.

Está situada a 100 km de Copenhague y desde la década del 60 es una ciudad industrial de relevancia para el país. Es un caso clásico de como se cumplen los tres principios ecológicos de reducción, reutilización, reciclaje.

Vemos su historia
No fue concebido como un parque industrial originariamente. Su recorrido para convertirse en el parque modelo que conocemos hoy llevó 20 años.

El primer proyecto fue el de la refinería de petróleo Statoil que tenía grandes dificultades para aprovisionarse de agua. Por lo que a principio de los ’70 presionó a la municipalidad para construir una tubería que una la refinería al lago de Kalundborg. A cambio de ese servicio Statoil se comprometió, después del uso, a proveer de agua caliente a la central térmica vecina y a reciclar su agua para que salga al menos tan limpia como había entrado. Así la central térmica tenía agua caliente para hacer funcionar sus turbinas. Hasta ese momento el agua caliente se obtenía de la quema de carbón, pero desde ese momento  el 40% de el agua caliente que necesita la central eléctrica lo produce la refinería y el 90% del agua que necesita lo recibe del resto de las empresas.

El vapor que produce la central térmica tampoco se pierde. Las empresas vecinas compran ese vapor de agua para calefacción o para hacer funcionar sus respectivas turbinas. El vapor de agua también es aprovechado por las 3500 casas de la población a través de un acuerdo con el municipio. Los vecinos pagan por el calor, pero un costo mucho menor.

En los ’80 una empresa piscícola se instaló para beneficiarse del agua tibia y limpia que sale de la central térmica. Desde entonces produce cerca de doscientas toneladas de truchas y salmón cada año.
La granja de peces vende lodos de sus estanques como fertilizante a granjas cercanas, y Novo Nordisk regala sus propios lodos, de los cuales produce 3.000 metros cúbicos por día. Parte de lodo es refinado y produce biogás que es usado por la planta de energía. Por supuesto, toda el agua sobrante es usada para limpieza.

Los últimos proyectos surgieron con relación a los desechos. En lugar de ser tirados, son utilizados como materia prima o como recurso por las fábricas vecinas. La central térmica vende doscientas mil toneladas de dióxido de azufre que su producción genera al establecimiento vecino para la producción de paneles de yeso que se ubica a metros. También vende cenizas a fabricantes de cemento en el norte de Dinamarca. Por otra parte más de un millón de toneladas de residuos de levadura de la fábrica de producción de insulina de Novo Nordisk se recuperan para enriquecer la alimentación de ochocientos mil cerdos que se crían en las granjas vecinas. La refinería de Statoil elimina el azufre de su gas natural y lo vende a un fabricante de ácido sulfúrico, Kemira.

En total son veintitrés proyectos de colaboración con más de treinta estrategias de simbiosis. (diez sobre gestión compartida del agua, siete sobre energía y seis sobre desechos) que permiten una reducción global del impacto ambiental del predio de Kalundborg.

Los resultados son sorprendentes. El consumo de agua de nueve empresas ha disminuido un 25% en diez años y casi tres millones de metros cúbicos se economizan al año. También cada año se evita la utilización de cuarenta y cinco mil toneladas de petróleo, de quince mil toneladas de carbón, y de cientosetenta y cinco mil toneladas de dióxido de carbono (uno de los principales gases que tienen efecto invernadero) sean lanzados a la atmósfera.

El ahorro es de alrededor de 100 millones de dolares por año. Desde el punto de vista económico, todas estas iniciativas son rentables y el retorno sobre las inversiones muy rápido. La mayoría de los proyectos se han rentabilizado en dos años, y los otros en un período máximo de cuatro años.

No fueron las grandes inversiones en tecnología de punta las que lograron que funcione de manera amigable con el medio ambiente, sino la correcta interrelación de las empresas. La búsqueda de asociados que puedan trabajar en unidad y la decisión del estado en la búsqueda de alternativas ecológicas.

Kalundborg fue el primer ejemplo de industrias separadas que se agruparon para obtener una ventaja competitiva mediante el intercambio de materiales, el intercambio de energía, el intercambio de información y / o el intercambio de productos. El mismo término, Simbiosis industrial (SI) fue definido por primera vez por un gerente de estación en Kalundborg como “una cooperación entre diferentes industrias por la cual la presencia de cada una … aumenta la viabilidad de las otras, y por la cual las demandas de la sociedad de ahorro de recursos y se considera la protección del medio ambiente “.

Compartir.

Comentarios cerrados.